OBJETIVOS

Podemos señalar varios objetivos centrales y específicos de esta propuesta, que tienen que ver con la metodología de trabajo que se propondrá.

Documentar los valores de la Cultura del Azabache como patrimonio inmaterial, generando un expediente completo y coherente.

Justificar sus valores ligados al Camino de Santiago.

Probar la irrefutable calidad de una artesanía singular, apoyada en una riqueza mineral incuestionable con una larga trayectoria histórica en riesgo de desaparición por la falta de abastecimiento regulado de materia prima autóctona, tras casi 100 años del cierre oficial de las minas. Señalar los paisajes culturales (extractivos, productivos, comerciales, sociales… etc) asociados a este patrimonio.

Difundir para visibilizar, buscando el reconocimiento social más allá de las administraciones, a fin de conseguir una corresponsabilidad necesaria para preservar esta cultura.

Otros objetivos complementarios son:

  • Consolidar la profesionalización de la gestión cultural vinculada a la gestión del propio taller de expertos, generando nuevos empleos para su organización y gestión a través de la contratación de empresas profesionales y personal específico dedicado.
  • Fortalecer las asociaciones sectoriales y redes del sector cultural en las que se integra INCUNA. En este caso, se prevé el fortalecimiento de los vínculos con asociaciones locales, vinculadas al trabajo con este material y al mantenimiento y difusión de la cultura del azabache, así como asociaciones de amigos del Camino de Santiago y otras entidades relacionadas con la cultura tradicional.
  • Contribuir a la economía del Patrimonio cultural, estimulando la participación de instituciones locales y empresas en la organización de un evento de interés interregional en el contexto del Camino de Santiago y el Año Jacobeo 2021-2022.
  • Contribuir a la potenciación regional, nacional e internacional de la cultura del azabache, como un recurso asociado al Camino de Santiago, uno de los destinos turísticos culturales en continuo crecimiento y expansión.
  • Contribuir al equilibrio territorial de la oferta cultural a través de la facilitación de redes, referencias y recursos técnicos para la consecución de proyectos de valorización, divulgación y desarrollo local, enfatizando el acervo del patrimonio inmaterial del azabache, verdadera referencia patrimonial del Camino de Santiago en su proyección histórica internacional, configurando estratégicamente puntos de referencia de la iniciativa con potencia suficiente para conseguir su ramificación hasta otros centros urbanos en los que esta cultura ha influido notablemente a través del Camino, tanto en Europa o en el mundo, así como en ciudades de la península ibérica como León, Oviedo o la propia Santiago de Compostela, por poner ejemplos notables.
  • Contribuir a través de las actividades programadas a potenciar la participación, inclusión e integración de las personas centrándose en su carácter público y accesible y atendiendo a la diversidad cultural y al diálogo intercultural entre los participantes, aplicando modelos innovadores en torno a la gestión pública participativa.
  • Generar debates e investigación en torno a la calidad, conservación, preservación e innovación relativa a la cultura inmaterial vinculada al azabache.
  • Contribuir al desarrollo de políticas regionales en cuanto a la protección de las formas de expresión comunitarias como ésta, mediante su estudio y generación de actividades que faciliten su transmisión a las generaciones futuras, más allá de su reflejo en objetos o bienes materiales de interés.
  • La inclusión de la cultura del azabache en el programa es una línea de actuación que va más allá de su interés para el desarrollo local y sostenible de los territorios, puesto que entronca directamente con un interés regional, ya que entendemos que el azabache, como avanzaremos más adelante, es una parte singular de la identidad cultural y de la historia de itinerarios europeos.

La conexión de la Ruta del Azabache con el Camino de Santiago a su paso por Villaviciosa, que parte de Tazones y se ramifica al Oeste para alcanzar la explotación minera de azabache de Oles. Se trata de corregir la invisibilidad que tiene fundamentalmente en Villaviciosa como centro extractor y principal productor de la materia prima más valorada, pero también en otras ciudades que dan su nombre a calles y plazas para profundizar en su historia e importancia.